Para ejecutar inversiones dentro de tu empresa primero debes planificar

Todas las empresas tienen múltiples de oportunidades de inversión, en todas las áreas de la compañía hay muchas oportunidades de expansión y mejora. Solo basta con preguntarle a cada líder de área qué necesita y encontrará peticiones como estas:

  • Producción: “necesitamos reemplazar la maquina amarilla que es el cuello de botella por una más moderna que necesita menos personal, consume menos energía y produce el doble de unidades cada turno con menos problemas de calidad. La nueva máquina cuesta €800.000 Euros si la compramos en Alemania o $300.000 dólares si la compramos en China”: ¿Cuál generará mejor retorno sobre la inversión?
  • Logística: “Si tuviéramos 3 camiones adicionales podríamos mejorar el servicio al cliente entregando oportunamente de forma más personalizada a los supermercados.”
  • Activos Fijos: “si construimos una bodega propia dejaríamos de pagar arriendo en 3 bodegas que tenemos actualmente y obtendríamos grandes ahorros logísticos, mejor control y más comodidad, además, después de algún tiempo terminaremos de pagar el leasing utilizado para financiar el proyecto y podremos generar mayores utilidades.”

Algunas de estas oportunidades de inversión están clasificadas como capex y otras como opex:

Las oportunidades clasificadas como capex ó capital expenditures, se refiere a la adquisición de activos fijos que luego serán depreciados, entre estos se encuentran propiedades, maquinaria, computadores, vehículos, muebles y enseres.

Cuando hablamos de capex, normalmente las inversiones son de sumas importantes y deben ser evaluadas financieramente como proyectos, donde se realiza una modelación financiera para saber cuáles serán las necesidades de capital, las fuentes de financiación, los beneficios esperados de realizar la inversión y donde se evalúan todos los riesgos.

En este tipo de proyectos, es importante conocer cuáles son los riesgos financieros si las cosas llegan a salir mal, los financieros normalmente analizamos aspectos como:

  • Tasa Interna de Retorno (TIR)
  • Periodo de recuperación de la inversión
  • Punto de equilibrio operacional, punto de equilibrio con carga financiera
  • Ingresos actuales sin el proyecto, ingresos esperados si se ejecuta el proyecto, EBITDA con y sin proyecto
  • Valor Económico Agregado (economic profit) con y sin proyecto
  • Valor presente neto (VPN), análisis de sensibilidad de VPN ante diferentes tasas de descuento (costo de capital), precios y niveles de venta.

Es con base en todos estos aspectos, que recomendamos si un proyecto debe ejecutarse o no, o si debe ejecutarse con algunas variaciones sobre el planteamiento inicial.

Por otro lado, aquellas inversiones clasificadas como Opex u operating expenses, se refieren a los gastos de operación como pago de nómina, servicios públicos, honorarios, renta de inmuebles, etc.

En estas ocasiones las decisiones impactan el gasto operacional (opex), como por ejemplo cuando se deciden contratar vendedores y abrir sucursales comerciales en otras zonas de un país, en estos casos también es importante evaluar cuál es el impacto en las utilidades si las cosas salen bien o mal, así como su impacto en el flujo de caja.

He visto dentro de mi carrera de consultor como algunas empresas invierten tres y cuatro millones de dólares en un proyecto (por ejemplo, de ampliación de capacidad instalada) sin hacer una correcta evaluación del proyecto, son este tipo de decisiones las que pueden poner en riesgo una compañía cuando las cosas no salen como se esperaban, cuestan más del presupuesto inicial (Ej. Reficar) o se demoran más de lo presupuestado (Ej. Hidroituango).

También he visto socios que compran la participación accionaria de sus pares en una compañía sin evaluar bien el precio a pagar y la forma de financiar el pago, en ocasiones esto ha llevado a empresas y sus socios a la quiebra.

En conclusión, a pesar de que existen muchas oportunidades de inversión en todos los negocios, estas deben ser evaluadas cuidadosamente por el equipo de la empresa y/o por asesores externos expertos en evaluación financiera de proyectos. De esta manera se podrán priorizar los recursos económicos que son finitos en los proyectos que generen mayor valor para los accionistas y la empresa en general, esto permitirá cometer menos errores y se aceptarán los proyectos que generen mayor valor con un nivel de riesgo conocido y aceptado.

Escrito por Simón Restrepo
Banquero de Inversión, Profesor de Finanzas y Partner de ONEtoONE Corporate Finance.
Agosto de 2018 

 

 

LEER EL ARTICULO